Quadriga® 2012-2016  Ciencia - Conocimiento - Libertad www.laquadriga.com

Imprimir

Noche sin oscuridad: Una noche de intenciones

on . Posted in Videoarte

Ratio:  / 7
MaloBueno 

nochesinoscuridad-000[Tribu Global - Redacción] Este martes 27 de mayo fue estrenado el más reciente cortometraje de los cineastas costarricenses Jose Mario Salas y Carolina Medina, titulado Noche sin Oscuridad, el cual narra por lo menos 12 horas en la vida de un hombre llamado Javier, quien es interpretado por  D.i. CotoBraña y de Diego, encarnado por Sebastian Guillen. Como actriz de reparto, aparece Lianne Spong, quien representa a la hermana de Javier.
Una noche cualquiera, la cual aparenta ser bastante tranquila, lleva a Javier a encontrarse con Diego en un solitario parque de la ciudad de San José.
Todo hace indicar al espectador, que éste jovenzuelo es quizás algún delincuente capitalino, que sobrevive gracias al robo por medio de la violencia, ya que así lo atestigua su mano al dejar caer una navaja.
En un mundo actual, donde la violencia es lo más “común”, la invitación de Javier para con el joven, incita al público a pensar en un escenario diferente al que terminará resultando.
¿Qué hay tras aquella invitación a subirse al carro y dormir en la casa de Javier?. Para saberlo hay que mirar hasta el último minuto el cortometraje, el cual tiene una duración de 25 minutos.

Entrevista

Danilo Ivan Coto Braña nos ha respondido algunas preguntas acerca del flim.

Homer Dávila - ¿Qué sabor te deja haber actuado en Noche sin Oscuridad?

D.i. CotoBraña - NOCHE SIN OSCURIDAD es un hito en mi carrera. Soy tremendamente perfeccionista en todas las esferas de mi vida y, en mi faceta de actor, lo soy aún más. Creo que padezco del Síndrome del Artista y los actores pocas veces estamos satisfechos con nuestro trabajo. Desde que comencé a hacer audiovisuales, al puro principio de 2.012, siempre encuentro algún plano en el que me faltó emoción o en el que me veo sobreactuado. A veces, en un rodaje, le suplico al director hacer una toma más de cierto plano porque creo que actué horrible. Cuando veo los resultados, siempre me encuentro mil defectos y veo errores por todas partes.

En NOCHE SIN OSCURIDAD, tuve mis dudas pero, cuando veíamos los "rushes" al final del día, que fue una práctica común en este rodaje (al igual que lo fue en K-Zino), me sorprendía de ver que todo había salido mejor de lo que yo esperaba. NOCHE SIN OSCURIDAD es el primer cortometraje en el que me he sentido plenamente satisfecho con mi trabajo. Es mi parecer que el interactuar con actores muy convincentes y el tener que hacer la mayoría de los planos con Sebastián Guillén, al que considero un genio de la actuación, me facilitó enormemente el trabajo y casi que actué en automático; la preparación fue menos rigurosa que de costumbre porque no la necesitaba al mismo nivel que en trabajos anteriores. Tenía un catalizador, mi coprotagonista, que hacía que todo pareciera facilísimo. Me atrevo a decir que Sebas es el mejor actor con el que he trabajado en una carrera de 16 audiovisuales y 18 obras de teatro. ¡Y eso que es su debut! Desde la preproducción se sintió la química y me sentí muy identificado con mi personaje porque él me inspiraba los sentimientos paternales a los que debía aferrarme para poder sacar ese papel adelante. Cada vez que leíamos el guión, las lágrimas, los sentimientos de impotencia, los sentimientos de frustración o la culpabilidad afloraban sin el menor esfuerzo.
Cuando leí el guión, me sentí muy ilusionado de participar en un cortometraje con un argumento envolvente y conmovedor. Los guiones de José Mario son siempre psicológicos y tienen personajes complejos, a los que se les puede dar gran riqueza a la hora de interpretarlos. Por otra parte, al ver los cortos anteriores de José Mario y Carolina, vi el nivel de las producciones así como la maestría de José Mario en asuntos de lenguaje audiovisual, fotografía y montaje. Estaba frente a un dúo talentoso e inventivo, algo que comprobé cuando enfrentamos los grandes problemas de la producción: el buscar fuentes de electricidad para iluminar las escenas nocturnas en exteriores, el rodar las secuencia del desplazamiento en coche, el compensar la carencia de equipo adecuado para realizar los movimientos de cámara y, en todo momento, encontraron soluciones viables y otras soluciones rápidas a los imprevistos que se dan en todo set de filmación.
En resumen, diré que es una de las experiencias más gratificantes y enriquecedoras que he tenido en mis años de trabajo actoral.

nochesinoscuridad-2

Homer Dávila - El punto de giro de la historia sobreviene cuando nos damos cuenta de que Diego es el hijo de Javier. ¿Crees que el público pueda llegar a pensar durante los primeros minutos, intenciones “oscuras” bajo la invitación de Javier?

D.i. CotoBraña - De hecho, al empezar a leer el guión, me dio la impresión de que Javier estaba buscando seducir al chico del parque. Todo indicaba que estaba frente a la historia de una aventura sexual de una sola noche entre un hombre maduro y un jovencito. Con el grupo de la Escuela de Lenguas Modernas de la Universidad de Costa Rica, me había tocado interpretar a un personaje gay en 1.990 o '91 (a mis 23 ó 24 años) pero el compañero de mi personaje era otro de su edad y sólo se insinuaba la relación sin que hubiese escenas explícitas. "A ver qué tipo de reto tendré esta vez", pensaba, mientras iba avanzando hasta que llegó la escena de Diego en el baño, que se preguntaba a sí mismo, "¿Cómo putas supe dónde estaba esa cobija?" Eso me intrigó profundamente y no sabía si estaba frente a una historia sobrenatural, de ciencia ficción, de física cuántica, de reencarnación o qué.

En el momento en que llega la escena de la primera llamada telefónica y Javier dice que Diego recordó dónde estaba la cobija y que va a intentar retenerlo todo el tiempo que le fuese posible, empiezo a sentirme totalmente desconcertado. En el recuerdo de la mejenga en el parque, ya no aguanto la curiosidad y todo comienza a tomar forma cuando Javier recuerda la pérdida de memoria de Diego. La oración de Javier junto a la cama, disipa toda duda.

Homer Dávila - En palabras de Javier y de Diego, aparecen dos personajes que sobresalen: Dios y Cristo. ¿Qué tan religioso es Javier?

D.i. CotoBraña - Los dos personajes a los que se hace alusión es a DIOS y a JESÚS, que no es necesariamente el Jesús Ungido (es decir, Cristo) pero la relevancia que ambos adquieren y la relación de padre e hijo con Dios y con Jesús, revela una profunda religiosidad.
José Mario Salas es profundamente cristiano y el discurso bastante editorialista de Diego que José Mario convierte en chiste al final, viene siendo uno de los mensajes fundamentales que el director-guionista quiere transmitir en su obra. "¿Jesús? ¡No, mae! Diego. ¿Se acuerda? Jesús fue un gran hombre que ayudaba a los enfermos y a los necesitados..."
José Mario mismo, en su exposición, el día de la defensa, dijo que su película es para todo público y debe ser vista en familia pues rescata valores y, a la vez, muestra la importancia de la fe. La conmovedora oración de Javier (que tantas lágrimas me ha arrrancado desde la preproducción hasta el preestreno en el Auditorio de la Universidad) pareciera, en mi opinión, representar el legado religioso del matrimonio Salas Boza a sus hijos y lo central que es la religión para esa familia.
Efectivamente, Javier es profundamente religioso, a pesar de lo cual, en el pasado, se vio involucrado en negocios turbios, los cuales nunca se explican. Esa violación de lo que se supone deben ser los principios de un cristiano, conlleva, entonces, un castigo divino terrible: él pierde a su hijo por haberse apartado de la senda del "bien", algo que arrastra lo más querido (Diego) hacia la desgracia y el sufrimiento pero el castigo no termina allí: su esposa lo abandona, pues le cobra la desgracia de su hijo. Cuando Javier ora con fe, Dios lo escucha y le da una esperanza de recuperar a su hijo.

Homer Dávila - ¿Volverá Diego a la casa de Javier?

D.i. CotoBraña - La recuperación del hijo es todo un proceso. Al principio de la historia, el joven no sabe quién es su padre. Cuando éste último logra convencerlo de venir a dormir a su casa, el chico tiene la noción de haber abandonado gente en su pasado pero no tiene claro a quién ha abandonado. Allí comienza una sutil recuperación de la memoria. El recuerdo del armario donde se guardan las cobijas y la extraña pasta dental, además de las conversaciones que sostiene Javier con Diego, son parte de los juegos mentales a los que expone el padre al hijo para estimularle la memoria y, en el momento más profundo de su descanso, Diego tiene un momento de lucidez (al que, según la visión del director-guionista, ha contribuido decisivamente la oración de su padre).
Diego, a la mañana siguiente, escribe la carta para que su padre no se preocupe pero sale a comprar el galón de pintura que le prometió a Javier. El joven es capaz de retener en su memoria el punto en el que conoció a ese buen señor y tiene en mente su promesa de pintar la casa de verde.
Si la noche anterior, él se va a dormir a la casa de un hombre al que cree desconocido y termina recordando que ese hombre es su padre, ¿qué podrá esperar el espectador si esta segunda vez sabe que durmió donde ese caballero y que le prometió pintarle la casa de verde? Diego lleva más camino recorrido la segunda vez y, probablemente, le sea más fácil recordar a ese señor que sufre por su ausencia. De camino a casa, Javier ya va involucrando a Diego en sus juegos mentales recordándole esas películas que él tanto odia y proponiéndole ver la tercera de la saga. Si hubo gran progreso la primera noche, como lo externa Ale, la tía de Diego, ¿no habrá mayor progreso aún, el segundo día?

El cortometraje fue producido sin fines de lucro, y está disponible para que cualquier persona pueda mirarlo desde la internet.
Usted también puede mirar Noche sin Oscuridad de forma gratuita y en alta definición aquí:

Opina y recomienda

Share on Myspace

Artículos relacionados

Geografía de Costa Rica