Quadriga® Desde 2012  Ciencia - Conocimiento - Libertad www.laquadriga.com

Imprimir

El niño del Tambor. 1968

on . Posted in Vídeos Antiguos

Ratio:  / 2
MaloBueno 

[Tribu Global - Redacción] En el año de 1968 la productora Rankin/Bass Productions, realizó la adaptación de una canción titulada Carol of the Drum o el Villancico del Tambor,  empleando figuras de plasticina o cera y la técnica stopmotion, la cual agrupa fotografías en diversos ángulos de la realidad y luego las une para formar una película.

aaron tamborEn esta oportunidad el libreto de la película fue escrito por Romeo Müller, dando un gran contenido al villancico. Esta inicia con una voz en off que narra cómo tras el mandato del emperador romano Cesar Augusto, se debe levantar un censo en todo el reino; incluyendo la antigua Judea, sitio donde se desarrolla la trama.
La historia está ambientada en los días previos al nacimiento de mesías, Jesus de Nazaret en Belén. Su personaje principal es un niño llamado Aaron, el cual tiene como amigos a un cordero, un burro y un camello; a los cuales hace bailar, gracias al tocar su tambor.
La película tiene una duración de 25 minutos.

Un poco de historia

Según narró su autora, Carol of the Drum está basada en una pieza de origen checo que fue adaptada al inglés y apareció publicada en el año de 1941 como un hermoso villancico que narra la historia de un niño que ofrece una serenata al niño Dios. Éste al verlo le sonríe y da su “visto bueno” a tan humilde regalo.
Katherine Kennicott Davis es la autora de este hermoso villancico que empezó a ser popular a partir de diciembre de 1955, cuando la familia alemana Trapp realizó una interpretación de ésta canción.
Una versión en español fue popularizada por el cantante español Raphael, quien magistralmente hizo que este villancico calara hondo. No hay navidad sin escuchar el Tamborilero de Raphael.
La versión en español dice así:

aaron tambor 02

El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió.
Los pastorcillos quieren ver a su Rey.
Le traen regalos en su humilde zurrón,
ropopopom, ropopopom.
Ha nacido en el portal de Belén
el Niño Dios

El camino que lleva a BelénYo quisiera poner a tus pies
algún presente que te agrade, Señor.

Mas Tú ya sabes que soy pobre también,

y no poseo más que un viejo tambor,
ropopopom, ropopopom.
En Tu honor, frente al portal tocaré
con mi tambor.

lo voy marcando con mi viejo tambor:
nada mejor hay que te pueda ofrecer,
su ronco acento es un canto de amor,

ropopopom, poroponponpon.
Cuando Dios me vio tocando ante Él,
me sonrió.

Contenido

Tal y como lo indica la voz en off de la película, la historia Aaron, el niño del tambor es una historia realmente creíble y para nada alejada a la realidad. Este pequeño niño que ha de frisar los 7 u 8 años de edad, se hace acompañar de tres animales, los cuales al escuchar el repique de su tambor, bailan grácilmente.
La historia de Aaron es una historia humana, la historia de un niño que en su corta edad ha tenido que vivir muchas pruebas duras. El asalto a su casa por parte de unos malhechores, luego el asesinato de sus padres, para después tener que vivir en el desierto, alejado de todos los seres humanos, puesto que su pequeño corazón se llenó de odio contra aquellos a los cuales él relacionó con su pérdida. No sin razón para ello, el corazón de Aarón albergó ese sentimiento que lo mantuvo alejado de la sociedad.
Un punto magistral de esta historia, ocurre ya al finalizar la película. Su encuentro con el niño Jesús, en un pobre y humilde establo, está plagado de un enorme simbolismo y contenido.
Luego de que su cordero es atropellado por un carruaje, Aaron se dirige a uno de los reyes magos para suplicarle que le salve la vida a su corderito. Este le responde que él no puede hacer nada, ya que es un rey mundano, pero le invita a acercarse al niño que acaba de nacer. Aaron contrariado, le responde que él no trajo nada para obsequiarle al niño. Sin embargo acepta la invitación y se acerca al recién nacido. Es ahí justo cuando el clímax de la película se alcanza. Aaron le mira fijamente y en vista de que no posee nada más que un humilde tambor, decide entonces ofrecerle todo lo único que pueda darle: una serenata.
Al finalizar, el niño le sonríe en muestra de agradecimiento por tan hermoso regalo. Al volverse, Aaron descubre que su corderito ha sanado milagrosamente.
Este hecho, está identificado en el Nuevo Testamento, en una historia que el mismo Jesús de Nazaret le narra sobre una ofrenda dada por una viuda pobre.

«Jesús estaba viendo a los ricos echar dinero en los cofres de las ofrendas, y vio también a una viuda pobre que echaba dos monedidas de cobre. Entonces dijo:
- De veras les digo que esta viuda pobre ha dado más que todos; pues todos dan ofrendas de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir» Lucas 21, 1-4


Y es de esa misma forma en que Aaron realiza su mayor acto de amor. Los reyes magos y todos los que habían llegado donde el recién nacido, aunque daban con amor y este era producto de su esfuerzo; daban solo una parte de lo que tenían; en cambio Aaron, al no tener mayor posesión que un tambor que le había regalado su difunto padre, lo dio todo. De esta forma el presente de Aaron, valía más que el oro de los reyes magos.
Para culminar, y gracias a su acto de amor, el niño Jesús le responde con un acto de amor, pues le cumple el deseo de que su corderito vuelva a la vida. De esta forma, no solo el corderito es sanado, sino que el corazón de Aaron se libera del odio y sufrimiento que ha llevado por años, a raíz de todo lo malo que vivió.

Opina y recomienda

Share on Myspace

Geografía de Costa Rica