Quadriga® 2012-2016  Ciencia - Conocimiento - Libertad www.laquadriga.com

Imprimir

Estampas de mi viejo Limón

on . Posted in Sociedades

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Dr. Román Salas Pardo*

sudamerica costa rica limon 0001Limón hacia la siesta de medio día. Las viejas calles vacías que bordeaban el tajamar, a cuya vera se alineaban las infaltables casas multicolores de techos herrumbrosos, respiraban el salitre del oleaje que golpeaba incesante la muralla centenaria... había un ambiente de agobiante nostalgia, incluso  perceptible para un mocoso de 10 años que paseaba sus fantasías por aquella autopista imaginaria de aquel interminable paredón. Los pasos pequeños de unas tenis de lona chapoteaban en los charcos de la acera, a ratos lleno de soledad y a ratos de pueril fantasía. De pronto toda aquella pesadumbre se escapaba como arrastrada por golondrinas vespertinas, al escuchar el embate de las olas, que cual baldazos de agua salada rompiendo en espumosas salpicaduras eran la delicia de la barra de carajillos que me llamaban a participar de semejante delicia.

avenida central limonAvenida central de la ciudad de Limón. Año 1909. Fotografía de la colección de Fernando Zamora

Las tardes de matinée del cine Acón acuden a mi memoria con luminosa claridad: La calle frente al Mercado con sus frondosos mangos y la brisa que abanicaba las ramas, refrescaba el sopor de aquella soleada tarde. Por allá, Chepita con sus elefantiásicas piernas vendía maní sentado en las gradas de acceso a la penumbrosa antesala del cine, haciéndole la competencia a una arrugada y gorda grany que con una sonrisa desdentada y aburrida nos ofrecía candys, frutinis, milanes, y tapitas; Eran los preliminares de la entrada de tanda de 3 pm, y todos y cada uno esperaba ansioso que abrieran la reja corrediza del cine. La algarabía de los carajillos era justificada, se presentaba una estreno de Roy Rogers, y entre risas gritos y cuerdeos con las chiquillas que nos gustaban se pasaban los minutos previos a la entrada del matinée. De pronto enfilando por la esquina del Oasis, aparecía “Caballero” empujando su carretón con una sorbetera encajada encima, impecable delantal blanco, pantalón armi planchado a la perfección y aquellos negros zapatones claveteados media bota que relucían al sol, obligándolo a caminar con aquel porte de viejo y cansado militar. Su pregón nos hacia agua la boca de solo imaginar aquellos mágicos helados de sorbetera proclamados con estentórea voz: “winnehelao, caballero”..... Oh tiempos aquellos de mi entrañable e inolvidable Limón.

correos limonEdificio de Correos y Telégrafos de Costa Rica en la ciudad de Limón. Año 1999.

*----

Fuente: http://mrlimon.com/

 

Opina y recomienda

Share on Myspace

Geografía de Costa Rica