Quadriga® 2012-2016  Ciencia - Conocimiento - Libertad www.laquadriga.com

Imprimir

Hace 137 años, Chile invadió y robó a Bolivia 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio

on . Posted in Contemporánea

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Cochabamba, 14 feb (ABI).- El presidente Evo Morales condenó el domingo la invasión de Chile a Antofagasta, ocurrida hace 137 años, hecho que privó al país andino amazónico de una salida soberana al Pacífico, y reafirmó el retorno de los bolivianos al mar mediante la justicia y la verdad.
“Pedirles seguir repasando la historia, primer acto un 14 de febrero condenando esa invasión injusta como decía cobarde aprovechando tal vez esa debilidad de aquellos tiempos, ahora estamos en otros tiempos y mediante la justicia y verdad volver al Pacífico”, dijo en el acto de recordación de ese hecho infausto que se realizó en la ciudad de Cochabamba con la asistencia de las Fuerzas Armadas y estudiantes de establecimientos educativos.
El 14 de febrero de 1879, Chile invadió Antofagasta llevada por el interés de apropiarse de ingentes recursos naturales que existían en territorio boliviano, más de un mes después, el 23 de marzo, se dio la primera resistencia de las fuerzas bolivianas encabezadas por Eduardo Abaroa.
Morales quien hizo un repaso de la historia, manifestó que de acuerdo con estudios el país perdió por no haber explotado su riqueza, actualmente en manos de Chile, y no contar con un acceso soberano al mar, 2,7% de su Producto Interno Bruto (PIB).

“En conclusión el impacto en el crecimiento de la economía boliviana fue primero por no explotar recursos naturales y por no contar con acceso soberano al mar, una pérdida de 2,7% del PIB”, mencionó.
Tras la invasión y posterior guerra, Chile se apropió de 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa.
El jefe de Estado ratificó que el retorno de Bolivia al Pacífico es parte de la integración de los pueblos y no un asunto de carácter bilateral, sino un tema de la región.
Dejó establecido que dada la política de “dilación” que definió Chile para evadir la resolución con Bolivia del tema pendiente de su salida al Pacífico es que su Gobierno decidió acudir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en 2013.
Afirmó que ese proceso se encuentra encaminado luego que el pasado año se confirmara la primera victoria de Bolivia, cuando ese alto tribunal reconoció su competencia para atender la demanda boliviana.
Sin embargo, indicó: “Hay mucho que hacer mucha responsabilidad y tan importante había sido la unidad del pueblo boliviano, no estamos solos en Bolivia ni en Chile y también acompaña la comunidad internacional”.
El Presidente convocó a la población y a los hijos de los diplomáticos aportar con documentos históricos que respalden la intromisión chilena para garantizar el retorno al mar.
“Al pueblo boliviano al margen de revisar de repasar la historia de corregir historia es obligación con unidad y con instituciones y sectores sociales cómo aportar en esta demanda para que Bolivia vuelva al Pacífico”, señaló.
Bolivia se apresta a enfrentar una nueva etapa en el juicio en La Haya que tiene que ver más con el fondo de la demanda, tras que Chile presente su contramemoria, cuyo plazo fenece el 25 de julio.
 
LA INVASION
 
La Razón/ Yuri Flores/ La Paz.- Chile invadió el puerto boliviano de Antofagasta el 14 de febrero de 1879 y así comenzó a ejecutar un plan de cuatro fases para tomar por la fuerza un territorio estratégico para su desarrollo. Con estas hostilidades comenzó la Guerra del Pacífico.
Cerca de las ocho de la mañana del viernes 14 de febrero de 1879, el acorazado chileno Blanco Encalada, que intimidante estaba atracado en la rada del puerto de Antofagasta desde diciembre del año anterior, hace disparos de artillería para “saludar la llegada” de otro acorazado, el Cochrane, y de la corbeta O’Higgins que transportaron a las tropas que horas después concretaron la invasión.
El historiador y documentalista boliviano Pablo Michel —según explicó a La Razón— ubicó este funesto acontecimiento como el inicio de una estrategia chilena de cuatro fases que culminó con la toma de Lima, la capital peruana, en enero de 1881.
“La primera fase se llama la campaña de Atacama, donde no hay batallas, solo son invasiones y tomas en territorio boliviano, como la que se desarrolló en Antofagasta”, manifestó.
El día de la invasión descendieron del Cochrane y del O’Higgins cerca de 2.000 hombres armados con fusiles Remington. Según la recopilación de datos de Michel, en Antofagasta vivían, en ese entonces, entre el 85% y el 90% de ciudadanos chilenos y el resto eran bolivianos. Así, el ejército chileno desterró a los pocos connacionales hasta Perú en una embarcación comercial llamada Amazonas.
“El 14 de febrero, tropas chilenas tomaron por asalto el puerto de Antofagasta, Mejillones y Caracoles. Denunciamos ante el mundo el cobarde crimen. Bolivia acepta la guerra sin provocarla”, señala el principal titular del periódico El Comercio del 28 de febrero de ese año, dos semanas después de la invasión de tropas chilenas.
El ejército chileno, al mando del coronel Emilio Sotomayor, comienza su marcha por la calle Bolívar de Antofagasta hasta llegar a la plaza Colón; rodean el cuartel de guarnición donde había 70 gendarmes bolivianos.
La segunda fase del plan chileno se concreta con la campaña marítima contra la Armada del Perú, donde Bolivia no participó porque no contaba con una flota marina. Las embarcaciones chilenas capturaron al emblemático buque peruano Huáscar en octubre de 1879.
Batalla. La siguiente etapa, según explica Michel, fue la denominada fase de Tarapacá, “donde se encuentran por primera vez los tres ejércitos, Perú, Bolivia y Chile”, esta fase culmina con la Batalla de la Alianza en mayo de 1880 con el triunfo de las tropas chilenas. La cuarta etapa es la campaña de Lima, “que ya es directamente la caída del Perú”, se produjo en enero de 1881 con la toma de la capital al mando del general Manuel Baquedano. “Esas son las cuatro fases de un plan fue elaborado por Chile” para expandir su territorio”, complementó el historiador.
 
Datos de la Guerra
Armas
 
Según el historiador Pablo Michel, Chile inició su carrera armamentista a finales de 1850 y a principios de 1860 con la adquisición de fusiles y embarcaciones de Inglaterra.
Ocupación
La amenaza de la invasión chilena a Antofagasta estaba marcada por la presencia del acorazado Blanco Encalada que atracó desde fines de diciembre de 1878.
El impuesto al salitre fue la excusa
Para los historiadores, Chile ya tenía un plan de expansión al norte
La determinación del gobierno del presidente Hilarión Daza (1876-1879), en 1878, de aprobar una ley que aumentaba en diez centavos el impuesto a cada quintal de salitre que exportaba la empresa chilena Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta, fue la excusa para iniciar la invasión a territorio boliviano el 14 de febrero de 1879. “El tema del impuesto a la exportación de salitres era un pretexto. Los 10 centavos fue lo que ellos utilizaron como excusa”, remarcó el historiador y documentalista Pablo Michel.
Esta decisión de Bolivia fue rechazada por el Gobierno de Chile. La teoría de Michel señala que la intención real de la nación vecina era tomar posesión de las salitreras y guaneras del Perú que eran mayores a las de Bolivia, pero que estaban más al norte, y que fue un pretexto para tomar territorios.
 
Historia.
El periódico
 
El Comercio reflejó que en diciembre de 1878 el encargado de negocios de Chile en Bolivia, Pedro Nolasco Videla, rechazó el incremento de los impuestos dictaminado por el Gobierno boliviano y le pidió, por el contrario, respetar “el convenio de statu quo, es decir la suspensión temporal del impuesto hasta que la discusión no estuviese enteramente agotada”.
“La comunicación de vuestra excelencia (ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Martín Lanza) que voy contestando destruye todas las expectativas de una solución tranquila y conciliadora y cierra el paso a toda discusión”, señala la carta de Nolasco Videla.

Opina y recomienda

Share on Myspace

Artículos relacionados

Geografía de Costa Rica